Respirador Artificial Modular y Teleoperado, herramienta en desarrollo por Univalle y empresarios de la Región

Con ánimo de favorecer y afrontar la actual pandemia por COVID-19 y de aportar con las herramientas y conocimientos que cada uno tiene, múltiples investigadores, estudiantes y empresarios del Departamento del Valle del Cauca se están organizando de manera voluntaria para desarrollar tecnologías y productos de bajo costo de mantenimiento y rápida construcción.

Uno de esos productos es el respirador artificial modular con modo teleoperado para pacientes de COVID-19 denominado “VentyNet”, que se está adelantando en dos equipos de trabajo; uno liderado por el profesor de  la Universidad del Valle, José Isidro García y otro por el empresario Óscar Araujo, con apoyo y orientación técnica de la Escuela de Ingeniería Mecánica de Univalle.

 En tiempos de pandemia por COVID-19, los respiradores artificiales se han convertido en la herramienta más indispensable para el funcionamiento efectivo de las unidades de cuidado intensivo (UCIs). Esto debido a la cantidad de pacientes que requieren ventilación asistida, la escasez a nivel mundial y sobrecostos para adquirirlos.

Para enfrentar esta problemática, se está trabajando en la construcción de un sistema con mínimos requerimientos operativos, con bajo costo de mantenibilidad y de seguro uso en pacientes con síntomas severos por COVID-19.

 

El prototipo de “VentyNet”, incluirá un sistema de filtrado de aire de entrada y salida controlado electrónicamente y un módulo informático que permitirá a los médicos la visualización del comportamiento del sistema en tiempo real, a través de dispositivos móviles con conexión a una red LAN. Permitirá dos modos de funcionamiento: local (mediante una interface de comando integrado al módulo básico) y remoto (para ser operado a distancia por medio de un celular o cualquier dispositivo electrónico, vía internet). “Con el fin de mantener a los médicos tratantes a salvo, el dispositivo podrá emitir alertas sobre el paciente en un lugar diferente al de su ubicación. La ventaja de este modo de operación es que el médico no necesita ingresar a la sala de cuidados para monitorear la evolución del paciente en el tratamiento de ventilación asistida, siendo posible informar a más de un responsable de la operación, sin tener contacto con el paciente. De ahí la importancia de poder manejar el respirador a distancia”, comenta el profesor José Isidro García.

 

La unidad tiene como ventaja que contará con un módulo neumático microcontrolado que tiene una autonomía energética de más de 180 minutos, lo que permitirá un uso más seguro en  pacientes, sin necesidad de motores o dispositivos resucitadores ambu,  garantizando la ventilación en los modos indicados de operación. Además, tendrá prestaciones similares a las de equipos comerciales y  millones de ciclos de vida útil. También podría escalarse para ser construido en el país para el mercado futuro.

Actualmente están en fase de desarrollo y construcción de prototipos. Se están haciendo las pruebas en el Laboratorio de Simulación de la Facultad de Salud de la Universidad del Valle y se espera superar, en el corto plazo, las pruebas restantes que exige el INVIMA.

 

Entre los desarrolladores de estas iniciativas están las empresas ASA Industries, Organización Talumm,  Metroflex SAS, Suministros Automotores Palmira; la colaboración de la Universidad del Valle y el SENA, además del apoyo de investigadores, profesionales y estudiantes que han aportado, con entusiasmo e inversión de tiempo personal, para que las iniciativas se fortalezcan  y logren el apoyo de más expertos y organizaciones. Joao Luis Ealo Cuello, docente de la Facultad de Ingeniería de la Universidad del Valle lo define como  un ejemplo  de “ingeniería solidaria y trabajo colectivo”.

En la Foto:

José I. García, Jesús Antonio Sepúlveda, Andrés Mauricio Valencia, Ricardo Morales y Hassan Taleb