Lavamanos portátil, nuevo desarrollo de investigadores de Univalle para enfrentar pandemia

Investigadores de la Universidad del Valle están trabajando en el diseño y construcción de un lavamanos portátil que puede instalarse en lugares que no están conectados a la red de agua potable. Es una unidad sanitaria de fácil transporte, mínima mantenibilidad y amigable con el medioambiente.

La unidad, llamada “Manos Limpias – Manos Seguras”, será construida con plástico reciclado casi en su totalidad y permite dispensar agua, jabón y toallas de papel, sin utilizar las manos para accionarlo. A su vez, tiene la posibilidad de recargar y evacuar el agua residual de forma sencilla, así como llevar un conteo de la cantidad de lavados.

Según estimaciones, la pandemia por el COVID-19 seguirá extendiéndose hasta que se desarrolle una vacuna efectiva, por lo que ese tipo de iniciativas y tecnologías resultan indispensables para minimizar la propagación del virus; más aún cuando se sabe que el lavado de manos es uno de los principales hábitos para lograrlo.

Figura 1. Representación de una Unidad para lavado de manos para personas en zonas no conectadas a la red.

El desarrollo de “Manos Limpias – Manos Seguras” está liderado por el profesor Jorge Lopera, de la Escuela de Ingeniería Mecánica de la Universidad del Valle, y se consiguió gracias al trabajo sinérgico entre las facultades de Salud e Ingeniería de la Universidad, representadas por los profesores Lyda Osorio, Lena Barrera, Orlando Paz y Joao Ealo; además del apoyo de la empresa TAS Asociados y de un grupo de entusiastas voluntarios entre profesionales y estudiantes.

Figura 2. Izquierda: Profesores Orlando Paz (derecha), Jorge Lopera (centro) y técnico Vladimir Boada (izquierda).

Esta iniciativa, financiada en buena parte por la empresa, busca poner el conocimiento generado y desarrollado al servicio de la industria y la sociedad. Para ello, cuenta con atributos de antivandalismo, permite hasta 300 lavadas y utiliza un sistema simple de bombeo y dosificación de jabón con válvulas operadas con el pie.

El lavamanos portátil será  de gran utilidad para personas que deben desplazarse utilizando el servicio público y para quienes tienen ocupaciones que no se detienen durante la crisis, como vigilantes, policías, domiciliarios, personal de la salud, entre otros.

Actualmente se adelanta la instalación de un primer piloto en la estación Universidades del Sistema de Transporte Masivo – MIO, que empezará su operación en los próximos días. Se espera que los primeros lavamanos sean instalados en lugares con alto tránsito, como estaciones de transporte, puntos estratégicos del centro de la ciudad, en las entradas de centros comerciales, entre otros.